Sólo rumores

Estos últimos días, muchos frotábanse con fruición ya las manos ante lo que supuestamente se le venía encima a Podemos. Ahora se sabe que las declaraciones vertidas en su denuncia al juez por el ex abogado de la formación de Iglesias, José Manuel Calvente, están sólo basadas en una serie de indicios y no en pruebas contundentes como muchos esperaban no sin cierto regocijo en un principio.

De las tres horas y media que por videoconferencia estuvo Calvente declarando ante el juez, éste no pudo ni supo precisar con fundamento la gravedad de sus acusaciones, al afirmar que sólo se basaban en meras especulaciones, supuestas sospechas y rumores en el seno de la formación morada.

Todo ello prueba que a falta de mejores oportunidades para denunciar, todo vale: indicios, rumores, especulaciones, sospechas, etc., con tal de denigrar la imagen que de Podemos se hacen los especuladores políticos del ala más conservadora del hemiciclo. Ya no basta con alusiones a los favores económicos de países como Venezuela o Irán para tratar de desestabilizar las estructuras del partido sino que, además, también se les considera culpables de la mala prensa por la que atraviesa la monarquía española merced a ser criticada y con razón por todos sus dirigentes.

Muchos parecen  ignorar todavía que nos encontramos en una democracia de pleno derecho y ya no valen componendas de este tipo para desprestigiar a ningún partido, como no sea el ignorar la propia constitución a la que, por cierto, no todo el mundo se ciñe como debiera. Y no es preciso señalar a nadie.

Por otro lado, La Moncloa no cree que el clima político y las circunstancias que concurren sean las más idóneas para abordar el estatuto jurídico del rey y descarta promover ahora reformas legales sobre la Monarquía. Por lo menos, eso es lo que declara Pedro Sánchez en los distintos medios de comunicación del país, aunque ya se sabe que los partidos más a la izquierda del PSOE, además de los nacionalistas, suelen presentar periódicamente distintas alternativas al Congreso sobre cualquier polémica que, -como la promovida por Juan Carlos I con su salida de España-, afecte a todos los miembros de la Casa del Rey.

Y este tipo de iniciativas, por el bien de la democracia, no deben parecernos fuera de lugar, máxime cuando todavía el pueblo español se encuentra a la espera de que por fin pueda establecerse un referéndum sobre la idoneidad o no de mantener a costa de los presupuestos generales del estado una institución monárquica como la que hemos venido padeciendo hasta hoy; por muy romántica que, para algunos, les procure su presencia.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

 

Imagen: Karl Theodor von Piloty.Muerte de César” año 1865

Pie de Foto: Redacción Kiosco Insular.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.