miércoles, diciembre 1, 2021
InicioEL CALEIDOSCOPIOSarna con gusto no pica

Sarna con gusto no pica

Sarna con gusto no pica. Eso debió de pensar el adolescente que tomó la masoquista decisión de hacerse grabar con un cuchillo la palabra maricón en su trasero durante un encuentro en el que participaron, de mutuo acuerdo, otros dos jóvenes de los que poco se sabe, pero que sin lugar a dudas compartían las mismas características sexuales que el primero por cuanto el placer y el sufrimiento complacían a la vez  a todos los participantes, en una orgía al estilo del mismísimo Marqués de Sade.

Hasta aquí nada que reprocharles al respecto, pero la coartada llevada a cabo por la “víctima” para evitar un probable ataque de celos por parte de su amante ausente al descubrir las lesiones, ha sido el detonante de tanto interés mediático despertado por el incidente.

Acuciado por su propio amante, la supuesta víctima, interpuso una denuncia por la agresión sufrida en la comisaría más próxima en Malasaña, lo que produjo ciertas dudas a criterio de los agentes que no creyeron del todo, como así se acreditara más tarde, en  la versión de los hechos planteadas por el supuesto agredido.

Nunca existieron ocho encapuchados que amparados en la penumbra de un portal le hubieran agredido de tal manera, lo que explica el malestar que produjo en las distintas asociaciones de LGTBI una mentira de tal calibre que en lugar de haber sido sólo piadosa a los ojos de su amante, causaría un grave despropósito para los intereses particulares de los homosexuales que sí han venido siendo agredidos indiscriminadamente por razones homófobas muy difíciles de entender.

El eco de tales acontecimientos llegó a alcanzar de tal modo la esfera política española que en lugar de mitigar en lo posible el grave incidente ocurrido, sus señorías, aprovechando como siempre la ocasión presentada, terminaron por enzarzarse en unas acusaciones mutuas como consecuencia de los distintos puntos de vista planteados, -que no llevaron a ninguna parte-, sobre un hecho consumado y resuelto discreta y felizmente por la policía.

Recomiendo que para grabarse lo que se desee en cualquier parte del cuerpo y que perdure para siempre, no es necesario hacerlo a punta de cuchillo porque para ese menester ya existen en nuestro país dispensarios de tatuajes garantizados. Eso sí, en supuestos casos el placer no es el mismo.

Zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

Artículo anteriorPaideia y ética
Artículo siguienteLas fiestas en su fecha
RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES