Perspectiva deseable

Esta noche resulta demasiado larga como para sacarle algún rendimiento al insomnio. Hasta el punto de tener que renunciar a los sueños que, como de costumbre en mi caso, suelen proporcionarme la seguridad del mínimo estado de confort que se necesita como para afrontar el estado de ansiedad que me provoca esta desmedida crisis que atravesamos y de cuyo final se hacen responsables los laboratorios farmacéuticos en liza con sus esperanzadoras vacunas.

Es muy probable que el supuesto éxito que se le concede a la vacuna acabe con nuestro miedo a morir, pero ¿Quién o qué podrá acabar con ese otro miedo que será vivir en tales condiciones a partir de ahora?  Seguramente, en tal caso, nos encontramos ya al albur de una condición de carácter político de mucho calado y por la que otra mucha gente también sufrirá el miedo a morir de inanición si entre todos los partidos políticos no encontraran una vía de solución rápida como para paliar el grave problema que se nos viene encima después de que la vacunación masiva de la población haya surtido su efecto.

De modo que la responsabilidad en el futuro no dependería tanto, como ha venido sucediendo hasta ahora, de la sanidad pública como de la habilidad política entre los partidos que pueblan el arco parlamentario a la hora de establecer acuerdos económicos concretos que den solución a los distintos  intereses de la ciudadanía en general.

En un amplio sector de esta ciudadanía que más sufre los vaivenes económicos provocados por la pandemia, se encuentran muchos simpatizantes de la política económica que pretende desarrollar Unidas Podemos en el seno del gobierno. Bien es verdad que el PSOE, a pesar de ser sus aliados, no les permite hacer uso de la autonomía suficiente que se necesita como para llevar a cabo una política de carácter social como la que a cuentagotas ha venido practicando Iglesias hasta ahora frente a la moderación institucional que tradicionalmente registra Sánchez.

Bien es verdad que esa astucia juvenil que atesora Unidas Podemos les ha dado un resultado a tener en cuenta para el futuro. Han sabido aprovechar los intersticios entre políticas de partidos para colarse sibilinamente hasta conseguir rapiñar ese puñado de medidas sociales que les han valido para granjearse las simpatías no sólo ya de sus electores sino, además, la de una masa social significativa de la clase trabajadora que aboga, entre otras muchas cosas, por la instauración definitiva de una tercera república.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.