Mainat: El comediante

¿Cuál es el móvil del presunto intento de asesinato?

Los medicamentos pueden ser un "arma" de doble filo.

Mainat es un comediante nato, siempre lo ha sido. Desde los tiempos en que él, Tony Cruz y Miguel Ángel Pascual fundaran La Trinca, trío de cómicos catalanes que se distinguió por su soterrada ironía y la crítica social cantada y con el que obtuvieron éxito, dinero e influencias que más tarde llevarían a los dos primeros a forjarse un futuro como empresarios de prestigio financiero.

Los últimos acontecimientos relacionados con el intento de asesinato por parte de su esposa alemana Ángela Dobrowolsky, han desembocado en una cadena continuada de sorpresas que han tenido como escenario el propio domicilio de Mainat en Barcelona, en cuyo interior se han venido desarrollando una serie continuada de acontecimientos que nadie acierta a comprender del todo, por más que la prensa haya estado prestando guardia continua en el exterior, a la caza de noticias relevantes que puedan arrojar algo de luz a la situación creada después de que el cómico de setenta y cuatro años haya decidido poner fin a sus ocho años de matrimonio.

Muchos, entre los que me encuentro yo mismo, se preguntan ahora por el móvil de intento de asesinato que se le achaca a su mujer Ángela ¿Será cierto que el Sr. Mainat haya querido divorciarse sin tener en cuenta para su mujer ningún tipo de compensación económica después de haber compartido su vida durante ocho años y habiéndole dado dos hijos durante todo este tiempo? ¿Lucha Ángela por pretender la custodia de sus dos hijos habidos en su matrimonio?

Sea como fuere, se aprecian zonas bastante oscuras a lo largo del periodo de convivencia llevada a cabo entre una pareja cuya diferencia de edad resultaba tan notable como chocante; más de treinta y cinco por parte de Mainat, lo cual llama poderosamente la atención por cuanto lo tacaño que él pudiera llegar a ser, -a pesar de la fortuna que se le supone-, a la hora de compensar a su todavía joven esposa cuando llegara el momento de su separación oficial definitiva.

¿Acostumbraba su mujer a inyectarle regularmente insulina para paliar la diabetes de Mainat a lo largo de sus vidas en común o sólo en esta precisa ocasión que denuncia el marido?

Debería poderse entender la reacción de una madre de familia, despechada, según algunos, por parte de un marido célebre y millonario que quizá la haya humillado hasta el punto de querer encontrar una única salida a su desesperanza que, a su juicio, pasaba por el execrable, triste y lamentable trance de dar muerte a su marido mediante un procedimiento habitual y que ella conocía perfectamente. Pero, aún así, me cuesta mucho creerlo, a pesar de que Ángela tuviera, como se ha dicho por ahí, suficientes conocimientos de medicina.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.