Las tribulaciones del PP

Algunos creían encontrarse a salvo de los delitos de los que aparecían como sospechosos, pero desde el fondo del profundo silencio fiscal ha emergido de pronto la esbelta figura de la justicia para dejar bien claro que nadie puede darle la espalda mientras se halla en marcha un procedimiento que, aunque lento, siempre termina por atrapar al culpable mucho antes de que éste se dé cuenta de su desventaja ante la ley y alcance a apreciar la gravedad de su imputación.

El presidente de la Audiencia Nacional tuvo que escuchar de la voz del ex secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, el profundo lamento de “me han utilizado vilmente”, al sentirse, según él, descaradamente traicionado por Jorge Fernández Díaz, Mariano Rajoy y la mismísima Cospedal, en quienes había depositado toda su confianza por el bien del Partido Popular al que ha pertenecido hasta ahora.

Toda aquella cortina de humo lanzada tantas veces por el PP en contra de los miembros de la formación Podemos para tratar de ocultar tras ella la financiación ilegal del partido y las restauraciones de su sede en la calle Génova de Madrid, no ha servido absolutamente para nada, toda vez que las investigaciones llevadas a cabo por la Fiscalía han apuntado directamente a la cúpula de la Administración de Mariano Rajoy de haber montado un estado “parapolicial” para alcanzar sus propósitos particulares.

Pablo Casado ha hecho muy bien en desvincularse totalmente del carácter mafioso mostrado por su partido antes de que él mismo hubiera podido caer en su propia trampa, aunque su profunda amistad mantenida en su día con Cospedal no le libra de parecer también sospechoso de haber conocido las verdaderas intenciones irregulares de su financiación. Por tanto, no cabe arremeter ahora contra aquellos a los que, de momento, la justicia no ha involucrado en actos semejantes por mucho que otros vengan afirmando lo contrario. Venezuela y Agfanistán se encuentran muy lejos todavía de parecer los fiadores clandestinos de la financiación de Podemos. En cualquier caso, esta perenne acusación por parte de la cúpula del PP no ha sido otra cosa que la espesa cortina de humo a la que antes me he referido, para tratar de ocultar tras ella todas y cada una de las irregularidades cometidas por gentes como Villarejo, Luís Bárcenas, Dolores de Cospedal y su marido, Francisco Martínez, además de Jorge Fernández Díaz. El grado de participación del ex presidente Rajoy, estaría todavía por ver aunque todo apunta a que, en breve, también podrá ser llamado a declarar de nuevo.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.