La Kitchen y el ministro

El intenso careo mantenido en la Audiencia Nacional tuvo tintes de patio de colegio por las numerosas controversias habidas

El intenso careo mantenido ante la Audiencia Nacional entre el ex ministro Jorge Fernández Díaz y su número dos, Francisco Martínez, tuvo tintes de patio de colegio por las numerosas controversias habidas en las recíprocas acusaciones mantenidas como si de dos alumnos de primaria se trataran.

Jorge Fernández Díaz, católico practicante hasta donde le sea posible, continúa negando su participación y conocimiento de la operación policial llevada a cabo en su día destinada expresamente a espiar al tesorero del PP, Luis Bárcenas. Es curioso comprobar cómo un creyente tan acérrimo no sea tan temeroso de la posible ira de Dios por mentiroso; y eso se debe a que una causa mayor como la que pudo llevar a cabo en favor de su partido, aunque ahora lo niegue, crea él que le exonera en el futuro ante la justicia divina, que no la terrenal. Pero ¿Por qué temer a la justicia divina si la confesión en el último momento te libra del infierno?

No nos conviene esperar a que Fernández Díaz, -y Dios no lo quiera-, se encuentre en su lecho de muerte para cerciorarnos de si ha mentido o no a la justicia ordinaria. En cualquier caso y para su propio beneficio, el secreto de confesión le garantiza la inmunidad suficiente como para alcanzar la gloria.

Y con esa ventaja juegan los católicos como Francisco Martínez, sin desmerecer en absoluto la libertad de credos que yo respeto profundamente. Sin embargo, no vale aprovecharse de todos los mecanismos posibles, incluidos los de la religión, para ampararse de la justicia terrenal. Ni siquiera de la divina, a mi modesto entender.

De manera que será la justicia ordinaria, la terrenal, la que se vea obligada, a tenor de las pruebas que obran en su poder, a proceder o no sobre la inculpabilidad del ex ministro por su expresa intervención en la operación policial en la llamada trama Kitchen.

Nunca podremos saber con seguridad con qué garantías se presenta Fernández Díaz ante el Altísimo. Sólo su confesor espiritual.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.