viernes, junio 25, 2021
InicioEL CALEIDOSCOPIOEstrategia comunista

Estrategia comunista

En mi artículo de ayer hacía yo referencia a la esperpéntica forma de hacer política que muestran los distintos partidos repartidos en el abanico parlamentario y que tanta risa provoca entre los que como un humilde servidor siguen tan de cerca los avatares de la nefasta manera de llevarla a cabo.

Consciente de que esa manera de llevarla a cabo despierta la hilaridad más absoluta de un amplio sector del espectro político del país, Pablo Iglesias ha decidido, de repente, anunciar su candidatura por Podemos a la presidencia de la comunidad de Madrid, en detrimento de su vicepresidencia en el gobierno de la nación junto al presidente Sánchez, tomando así por sorpresa a la señora Ayuso, cuyas temerosas expectativas se centraban sólo en frenar el peligro que, según ella, podría representar para los intereses de la capital de España la presencia del Partido Socialista, pero ignorando por completo la estrategia comunista a seguir que escondía Pablo Iglesias al respecto y quién ya cuenta con Yolanda Díaz para ocupar como sustituta el cargo que hasta ahora él ha venido desempeñando.

De manera que la señora Ayuso en lugar de tomar las debidas precauciones con las que disipar el temor de la presencia de comunistas en un posible gobierno de la Comunidad de Madrid, ha decidido, con su natural actitud, autocomplacerse de haber, por un lado, apeado a Iglesias del Gobierno Central y, por el otro, en tener que sustituir a toda prisa el signo de su más directo, acérrimo y peligroso enemigo político, viéndose en la obligación de cambiar el eslogan previsto para su campaña electoral por el de: ¡comunismo o libertad!

No ganamos para sorpresas, otros dirán que para sustos: primero la ofrecida por la señora Ayuso e inmediatamente después la anunciada por Pablo Iglesias. Sea como fuere, lo cierto es que en el seno del PP, los barones se encuentran bastante intranquilos y hay quién no ha visto con buenos ojos la decisión tan aparentemente precipitada que ha tomado Díaz Ayuso con la anunciada convocatoria, sobre todo si se tiene en cuenta que en torno a ella merodea todavía la sombra de Miguel Ángel Rodríguez, representante de un aznarismo del que Casado pretende desvincularse por completo tratando de fijar un nuevo rumbo de estrategia política para su partido.

¿Para reír o para llorar?

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

Artículo anteriorDe Balmis a Mali
Artículo siguienteTemores Atávicos
RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Charlatanes Científicos

Mal empezamos

Cruz Roja en 2020

El colchón