Elisenda Paluzie

Justifica el fuego provocado y los disturbios llevados a cabo por los radicales

Barcelona

Los vientos independentistas que siguen avivando el fuego de las múltiples hogueras provocadas por los violentos al amparo de la noche barcelonesa, no cesan. Continuarán mientras gente como la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, justifique el fuego provocado y los disturbios llevados a cabo por los radicales por lo que ella cree que internacionaliza el conflicto en favor de los intereses particulares políticos de Cataluña, según ha manifestado hoy mismo al ser preguntada sobre si rechaza la violencia llevada a cabo en las calles de Barcelona e intentando minimizar con su respuesta el grave problema al que se enfrenta y afecta seriamente a una parte importante de la población pasiva de la Ciudad Condal.

Cuesta tanto creer en la eficacia que en el futuro puedan tener tantas movilizaciones de carácter independentista en Cataluña, que ha tenido que venir en su auxilio otro nuevo colectivo anónimo denominado Tsunami Democràtic, bajo cuyo pretencioso nombre se oculta no se sabe muy bien quién pero al que todo el mundo obedece a pie juntillas cuando se trata de desestabilizar el sistema democrático, insertando, -entre los numerosos manifestantes pacíficos-, saboteadores, casi profesionales, de las características aparecidas últimamente entre la joven multitud frente a la Jefatura Superior de Policía de Vía Layetana en Barcelona. Carreteras, autovías y autopistas se convierten también en objetivo fundamental de estos colectivos, colapsando muy cerca de las fronteras con Francia el tráfico rodado, afectando muy directamente al transporte, sobre todo, al de mercancías, en perjuicio de la ya de por sí maltrecha economía de Cataluña.

Cada uno de los miles de catalanes independentistas, en protesta por el encarcelamiento de los políticos catalanes y en solidaridad con todos ellos, tratarán de autoinculparse a nivel individual y uno por uno, en los distintos juzgados de toda Cataluña. Una decisión tomada por Òmnium Cultural como estrategia de reivindicación independentista; la de asumir la culpa por la que se ha castigado a penas de prisión por sedición a quienes ofrecieron la oportunidad al resto de votar libremente en el referéndum llevado a cabo en favor de la fallida instauración y que dió como resultado la proclamación de la república catalana el 17 de octubre de 2017.

Originalidad y fantasía no le falta al Tsunami Democràtic, porque hay que tener mucha imaginación, aparte de confianza, como para convencer y tratar de que se autoinculpen miles de catalanes hasta colapsar de trabajo los distintos juzgados de guardia en cada una de las cuatro provincias catalanas. Pero lo peor está aún por llegar porque también el partido de futbol entre Barcelona y Madrid que ha de celebrarse próximamente en el Camp Nou parece que no va a librarse tranquilamente. Se esperan además grandes manifestaciones para ese día en torno al campo y seguramente la extrema violencia hará acto de presencia con la connivencia o no de las distintas entidades como Òmnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que desde siempre y en virtud de su compromiso con el Procès han venido dando cobertura a este tipo de manifestaciones aparentemente espontáneas y pacíficas, pero con una carga de organización que en ocasiones roza la perfección.

zoilolobo@gmail.com

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.