El collar del perro

La derecha sólo pretende buscar culpables a cualquier precio

Ningún partido político desearía gobernar en una situación como la que atraviesa el país.

Observo atentamente como a algunos no les duelen prendas en rasgarse las vestiduras frente a la decisión tomada por Sánchez de su intención de ampliar por un mes más el estado parcial de excepción sanitaria, coincidiendo con el paulatino descenso de óbitos por coronavirus en todo el país.

Los escribas y fariseos afines a los particulares intereses de la derecha española por ocupar el poder a costa de cualquier cosa, no dan tregua en los medios de comunicación para tratar de desacreditar a un gobierno que, por el momento, está haciendo lo imposible por salir del atolladero que significa tener que acabar con la pandemia, teniendo en contra de sus naturales intenciones el lastre que significa la oposición representada por PP y Vox, fundamentalmente. Ya veremos la decisión que toma Ciudadanos en esta nueva partida que acaba de empezar, porque también parece probable que los catalanes y vascos quieran obtener de su supuesto apoyo a Sánchez unos réditos con los que el PSOE tendrá que cargar en el futuro incierto que se avecina.

La derecha sólo pretende buscar culpables a cualquier precio y para ello les vale todo; desde las llamadas fakes news, avaladas por viejas plumas de buitres carroñeros, hasta la manipulación de la mentira, por medio de subterfugios que nada tienen que ver con la realidad, hasta conseguir convertir ésta en una aparente verdad en perjuicio de Sánchez o de, por ejemplo, tratar de erosionar, faltando a la verdad, la sólida reputación de Pablo Iglesias, quien por su pretendida relación con el presidente de Venezuela, Maduro, se ha convertido desde su entrada en el gobierno en el blanco de toda la perniciosa crítica que lo pone bajo los cascos de los caballos del capitalismo más feroz u exigente que galopa sin freno ni control a lo largo y ancho de España.

Ningún partido político desearía gobernar en una situación como la que atraviesa el país, sin embargo la oposición sería capaz de forzar la dimisión de Sánchez siempre y cuando esa oposición exija algo que el PSOE no ha logrado del todo todavía, y es un compromiso del resto para gobernar en las mismas o mejores condiciones que las que se han encontrado los socialistas hasta ahora como consecuencia, fundamentalmente, de la grave crisis sufrida por la llegada a nuestro país de la temible Covid-19. Sería como tener el mismo perro, pero con distinto collar, aunque a mí, particularmente, no me parece que este nuevo collar, confeccionado sólo de abalorios, sea ni más auténtico, ni más bonito ni más resistente que el que ha estado luciendo hasta ahora el difícil gobierno de Pedro Sánchez.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.