Economía y salud

Madrid está en el punto de mira sanitario, económico y político/Comunidad de Madrid.

Mientras crece en Madrid el número de contagios, de hospitalizaciones y de fallecidos, el Gobierno de la capital, con Díaz Ayuso al frente, continúa sin entender lo que se pretende desde la Moncloa en materia de prevención urgente sanitaria. De nada ha servido el frustrado encuentro entre Díaz Ayuso y Pedro Sánchez, como tampoco el habido hoy entre Illa y Escudero.

“Madrid no se puede cerrar sin más, eso es lo fácil”, afirmó ayer Díaz Ayuso en referencia a la necesidad urgente de nuevos confinamientos, dado el alto porcentaje de contagios contraídos por la población madrileña en las últimas semanas.

Estos desacuerdos o desencuentros entre las distintas autoridades sanitarias ponen de relieve la poca relevancia que para determinados políticos tiene la pandemia; pandemia que nos apremia a tomar medidas excepcionales en detrimento, según algunos, de esa otra pandemia económica que también asola el país y de la que al parecer tanto o más preocupa a la señora Díaz Ayuso.

Salud y dinero podrían ser del todo compatibles si se contemplara algo más de amor entre la clase política. Pero ese amor carece de la eficacia necesaria para formar parte de las tres cosas  que hay en la vida: salud, dinero y amor, según reza el texto de la vieja canción que tan bien conocen precisamente aquellos otros que figuran por su edad en el sector de riesgo más alto.

No es que el amor carezca de la ineficacia que en ocasiones se le atribuye, sino que éste no llega a alcanzarse por mor de la manifiesta inoperancia que demuestra la clase política a la hora de tomar decisiones drásticas encaminadas a paliar con determinación el asunto que más nos preocupa por el momento: la pandemia.

Sabemos que conciliar salud y economía, en este caso, no resulta del todo fácil, pero supongo que el entregarse a la actividad política por amor propio no elude el compromiso de abordar también lo difícil que resulta presentar batalla en algunas escaramuzas partidistas de largo alcance como la que se libra hoy en día entre el gobierno de PSOE y la oposición representada en este caso por el PP y Vox, respectivamente.

De la misma forma que parece difícil encontrar soluciones al problema, será también difícil encontrar culpables cuando todo esto, por fortuna, haya pasado, no sin dejar paso a un reguero de víctimas que creyeron firmemente en una solución política pacífica, como quien cree en la vacuna que aún está por salir al mercado, pero que también servirá, no sólo para dotarnos de inmunidad frente al Covid, sino para aportarnos además la tan esperada solución económica que urge para nuestro país y que la mayoría de la clase política espera con impaciencia.

¡Y sólo se tratará de unos pocos centímetros cúbicos de antídoto dentro de una frágil ampollita de cristal!

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.