martes, agosto 16, 2022
InicioEL CALEIDOSCOPIODifícil de creer

Difícil de creer

En el seno de la sociedad española ocurren acontecimientos tan  difíciles de creer como, por ejemplo, el caso del nombramiento del expolítico socialista, Antonio Miguel Carmona, como vicepresidente de Iberdrola, además de la cantidad de ricos empresarios, políticos, artistas, etc., etc., a los que la hacienda pública les importa bien poco a juzgar por la información desvelada en los contenidos de investigación periodísticos que bajo el nombre de Pandora figuran con respecto a las sociedades offshore creadas fuera de España con la única intención de eludir los compromisos fiscales de los tributarios.

El Partido Socialista se resentirá de algún modo por el aprovechamiento interesado de una puerta giratoria en favor de quién se jactaba en su día de haber sido un acérrimo enemigo de las eléctricas en particular. Bien es verdad que Antonio Miguel Carmona ya no figura como político en activo, aunque sí, y eso es lo criticable, presume todavía de su espíritu socialista al que traiciona descaradamente con la aceptación irrevocable de la vicepresidencia de Iberdrola, precisamente en un momento tan delicado por la situación sufrida entre los consumidores por el abusivo precio de 230 euros que ha alcanzado hoy el megavatio/hora.

En cuanto a la evasión de impuestos gracias a esa ingeniería mercantil que permite encontrar fisuras legales a los especialistas en la materia, una nutrida representación de nuestra sociedad en crisis formula descaradamente cualquier excusa con tal de acogerse a las ventajas que supone la creación de sociedades fantasmas en el extranjero, con la grosera intención de conseguir el máximo rendimiento de sus pingües beneficios obtenidos en nuestro país.

Al Partido Popular sólo le faltaba el paso en falso dado por Carmona para arreciar contra el gobierno de Sánchez y en particular contra el mismo Partido Socialista de quién opina que su ideario político se encuentra del todo obsoleto frente al discurso de modernidad que ha ofrecido Pablo Casado en la reciente convención celebrada en Valencia por su propio partido.

Pedro Sánchez habrá de extraerse en público y en solitario esa espina clavada propiciada por la avaricia del que presumiera en los distintos platós de televisión ser más socialista que nadie para, a partir de ahora, tratar de desempeñar su nuevo cargo bajo el sufrimiento que supone la traición a los que fueran sus principios fundamentales por tan sólo unos cuatrocientos mil euros al año.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

El Falcon

Camino de Candelaria

Rejuvenecido