¿Renta mínima o fábrica de gandules?

Iglesias tiene cogido a Sánchez por salva sea la parte, aunque nadie sabe por qué

Escrivá cumplirá órdenes y será sumiso al Coletas. Porque no creemos que dimita. (A.Ch.) / Imágenes de Wikipedia.

Sánchez ha ordenado a su ministro Escrivá, competente en la Seguridad Social, que se ponga a las órdenes de Iglesias. ¿Para qué? Para establecer en mayo la llamada renta mínima vital, que es el núcleo del programa populista de Podemos. Sánchez se rinde así (en contra de la mayoría de su propio partido) a una iniciativa loca que provocará un gandulismo rampante y generalizado, conociendo la naturaleza ociosa de los habitantes de este país. Y que será también una fábrica de votos para Podemos y para el propio Coletas, que sólo vive de iniciativas locas, como por ejemplo la supresión de la monarquía, casi por decreto; y como que, mientras haya rey, que no se vista de capitán general. Iglesias parece haber enloquecido, pero desengáñense, está muy cuerdo. El que ya no sabe qué hacer es el fatuo Sánchez, que debe tener algo oculto para que el otro lo tenga cogido por salva sea la parte y cada vez que le aprieta un poco le saca una medida electoralista. Este país va camino, inexorablemente, del caos económico, tipo Venezuela, y no podrá subsistir en la Europa que quiere progresar. A ver si España será el próximo estado que abandone la Unión, pero esta vez expulsado. Europa empieza a estar harta de subsidiar a España, que está bajo un régimen errático, que se parece más a una república bananera que a una monarquía moderna y constitucional y a un país libre. Desengáñense, así son las cosas. Y, conociendo a los habitantes de este país, quien reciba una prebenda del Estado por la cara no querrá aceptar empleos. Se quedará en su casa. La mejor manera de ahuyentar a los inversores será persistir en este Estado comunista, falsamente social, que lo que hace es aventar los capitales. Nos quedaremos más solos que la una. Yo no sé dónde está la responsabilidad del PSOE, la verdad, pero parece otro partido. Con la actual deuda de España, con el paro que se espera, con la inflación consiguiente y con los negros augurios para nuestro país del Fondo Monetario Internacional, ni la banca recibirá dinero europeo, ni habrá quien pida un crédito, ni se producirán inversiones y la economía se hará trizas. Y no les digo nada si la crisis del coronavirus se realimenta en otoño. Entonces, apaga y vámonos. Ni pensiones, ni rentas vitalicias, ni bocadillos de chorizo. Aunque chorizos sí que hay. De eso estamos sobrados.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.