domingo, julio 25, 2021
InicioAVIACIÓNPanamá, ese paraíso natural

Panamá, ese paraíso natural

La masificación de los lugares turísticos en el continente europeo y en Asia, por muy sofisticados que sean,  ha hecho que se pongan de moda destinos alternativos, que han comprendido su riqueza potencial, se han modernizado y se han adaptado a la demanda.

Tal es el caso de Panamá, que a su belleza natural une su seguridad y sus parajes de ensueño, con una nueva red de hoteles ecológicos que ya figuran muy destacados en las guías de viaje más prestigiosas.

Panamá sigue una política de cielos abiertos en lo que se refiere a su actividad aeronáutica. La familia Novey/Stagg fundó la compañía de vuelos internos Air Panama, que tiene licencia para volar en Colombia, Costa Rica y el país del Canal.

Esta actividad aérea va unida a una red fantástica de hoteles rurales que hacen las delicias de los viajeros con mayores inquietudes ecológicas. Bocas de Toro, donde vuela la compañía, es uno de los destinos más cotizados del país, con unos atardeceres de ensueño y unas playas cristalinas.

La compañía Air Panama a puesto todos sus recursos a disposición del Gobierno Nacional de Panamá para poder efectuar operaciones humanitarias con motivo de la epidemia Covid19.

Air Panama utiliza para sus rutas el Fokker-50, un avión tan versátil como los que operan en Canarias, los ATR, y con prestaciones parecidas. Panamá no es sólo el Canal, aunque su vista desde cualquier lugar sea impresionante. El Gobierno panameño está haciendo esfuerzos para que el país se abra al turismo definitivamente, como otra futura fuente de riqueza. Bellezas naturales no le faltan.

Teniendo en cuenta que las grandes compañías españolas Iberia y Air Europa mantienen vuelos directos al país centroamericano, los potenciales usuarios españoles de estas líneas tienen una oportunidad única de conocer de verdad el país, volando –en rutas internas– con seguridad y a lugares tan desconocidos como atractivos. Y de una calidad indudable.

Paisaje en Bocas del Toro, provincia de Panamá que abarca una cadena de islas frente a la costa del Caribe.

El panameño es hospitalario, amable y las autoridades del país hacen que las cosas sean siempre fáciles. Los trámites aduaneros son sencillos y los viajeros tienen asegurado un plató de ensueño durante sus estancias. Tras la llegada de otros países, Air Panamá garantiza los traslados internos, sobre todo a los lugares de más belleza del país, en un espacio corto de tiempo, sin esperas ni trámites engorrosos.

Águilas, ballenas jorobadas, arrecifes de coral, tortugas en peligro de extinción que nadan en las tranquilas aguas conforman un paisaje marino increíble. Que la gente no piense que Panamá es un Canal y un paraíso financiero. Hay muchas más cosas en este territorio tan entregado a sus visitantes en lo que se refiere a hospitalidad y cariño.

Yo me enamoré de Panamá y aún sigo deseando viajar siempre a este país. Me cautivó tan de repente como profundamente.

Y cuando puedo me escapo a Costa Rica, otro de los destinos servidos por la citada compañía aérea, que tiene vocación internacional, una vez cumplidos sus objetivos interiores.

Yo no lo dudaría. Hay que cambiar de destino, desmasificarse. Hay que buscar atractivos naturales, mucho más interesantes que lo que todo el mundo conoce. Y el mundo maravilloso de la aviación garantiza una comunicación fluida y segura. Panamá es un desconocido tan hermoso como ignorado para las grandes corrientes turísticas. Ya es hora de descubrirlo en todo su valor.

Tomás Cano Pascual

Asesor de líneas aéreas

Delegado para Europa de Air Panama

Fundador de Air Europa

Artículo anteriorLa perla del Caribe
Artículo siguienteBuena madera pa’ trompos
RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES