martes, septiembre 21, 2021
InicioEL RINCÓN DE CONFUCIONosotros los socialistas

Nosotros los socialistas

El Pspoes –Partido Socialista Presuntamente Obrero Exprimidor– está preparando un buen estacazo al bolsillo de los contribuyentes. Los mismos que pusieron el grito en el cielo por los recortes del Gallego de la gaviota nos van a morder en el cogote para extraernos hasta el último euro.

Pretender equiparar a España con otros países europeos donde el poder adquisitivo de sus ciudadanos está por encima de la media de nuestra clase media, como poco es un atraco a nuestros bolsillos.

Es cierto que los impuestos son necesarios para el sostenimiento del Estado; los sueldos vitalicios de los padres de la patria, secretarios, subsecretarios, asesores, escoltas, oficinas y enchufados de toda clase y la excusa de sanidad, educación o infraestructuras.

Nuestro maravilloso Chico Martini, el cambiador de colchones, es el responsable final de todos los supositorios fiscales que han enviado a Bruselas. Este individuo tiene un problema, como está acostumbrado a copiar lo ha hecho de economías más pujantes que la española.

Su grandeza y majestuosidad lo hacen soñar en que España es Alemania y por supuesto, el que piense en sentido contrario es un fascista. Los ministros, ministras y ministres de este señor tan hermoso, guapo y viril están por encima del bien y del mal.

Estos individuos e individuas mirarán a final de mes en su móvil de última generación pagado con cargo a nuestras costillas, el saldo en su cuenta corriente y pensarán que los millones de familias que están en el paro, las decenas de miles en las colas del hambre o ERTES…tienen, arriba o abajo, el mismo saldo disponible en sus cuentas.

Los que pencaban durante la etapa dura de la pandemia les importan un hue…rto. Los que se han quedado sin trabajo es porque no están lo suficientemente estimulados y por ello suprimen la tributación conjunta. Los que votan a otras opciones son fascistas o ignorantes. Se me ocurre llamarles “personas maravillosas a estos políticos sociolistos” pero, coño…no puedo.

El Chico Martini, lejos de recoger velas con el palizón que le dieron en Madrid, huye hacia adelante. Saldrá nuevamente en algún ¡Aló, Hërr President! Nos venderá la moto, o eso creerá. Sus palmeros echarán la culpa a la Monarquía, el fascismo, o lo burros que son los votantes…

Peajes e IRPF son la punta de un iceberg que nos hundirá un poco más en la miseria. Si el ex presidente viajero al Caribe, con sus buenos zapatos, nos dejó con una mano delante y otra detrás, el Chico Martini no nos va a permitir ni la compra de vaselina para evitar el dolor fiscal.

Lo peor de todo es que siempre terminaremos diciendo lo mismo: Cada pueblo tiene lo que se merece, en este caso lo que vota.–Confucio. 

Artículo anteriorPiratas del siglo XXI 
Artículo siguienteReunión de AJE Canarias
RELATED ARTICLES

Prensa Online

El cielo y el infierno

Extrema derecha

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Prensa Online

El cielo y el infierno

Extrema derecha

La Palma