viernes, junio 25, 2021

Sin palabras

Estupor, tristeza, pena… no hay palabras

Pensaba escribir sobre otras cosas más vulgares pero mi alma y mi corazón lloran. No hay palabras para definir la desolación que provoca en cualquier persona de bien la horrible noticia que nos ha sacudido.

La maldad humana se ha llevado por delante la vida de dos inocentes intentando provocar el mayor daño posible. Ha destrozado la vida de dos familias que jamás podrán recuperarse de un drama tan tremendo.

La madre, sus abuelos maternos y paternos y todo el personal que ha participado –y participa a estas horas– en la búsqueda jamás podrán olvidar estos dos meses de 2021 en que Canarias, España y toda la gente de bien ha estado con el alma en vilo.

Hay que agradecer a la Guardia Civil, Instituto Español de Oceanografía, Protección Civil, Salvamento Marítimo y todos los que aún trabajan el esfuerzo que están haciendo por su titánico esfuerzo en cerrar este macabro episodio.

Espero que los medios de comunicación traten con el debido respeto a los que quedamos en este perro mundo este escabroso asunto.

Como decía Confucio, el de verdad, “Cuando veas a un hombre bueno, piensa en imitarlo; cuando veas a uno malo, examina tu propio corazón”.–Confucio.

Artículo anteriorOlivia y Anna; In Memoriam
Artículo siguienteCuatro paradas
RELATED ARTICLES
- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Charlatanes Científicos

Mal empezamos

Cruz Roja en 2020

El colchón