España se desmorona

¿Qué se puede esperar de un país cuya hoy fiscal general llama maricón al ministro del Interior y no pasa nada?

Lola y Marlaska: en el fondo se adoran. (A.Ch.)

¿Qué se puede esperar de un país en el que la hoy fiscal general del Estado, Lola Delgado, siendo ministra, llama maricón al actual ministro del Interior, Grande Marlaska y no pasa nada? ¿Qué se puede esperar de un país en el que el presidente del Gobierno, el señor Sánchez, copia una tesis doctoral, de manera alevosa, sin pudor, y no dimite, ni nadie de su partido le exige que dimita? ¿Qué se puede esperar de un país en el que se quiere resquebrajar de manera gratuita la estructura de una de las instituciones más prestigiosas como es la Guardia Civil, a la que se quiere despojar, además, de su condición militar, que es su principal esencia? ¿Qué se puede esperar de un país donde el jeta del Coletas nombra ministra a su mujer, sin cortarse un pelo, en un caso alevoso de nepotismo? ¿Qué se puede esperar de este país, uno de cuyos partidos políticos en el Gobierno –Podemos–recibe dinero de gobiernos extranjeros de manera ilegal, sin cotizar siquiera a Hacienda, y no pasa nada? ¿Qué se puede esperar de un país cuyo presidente del Gobierno pacta con etarras, correligionarios de aquellos que sembraron de muertos España y tampoco pasa nada? Europa debería pensarse mucho a quién le entrega el dinero de los europeos; y los holandeses, belgas, alemanes y nórdicos que se rebelan contra estas subvenciones y estos préstamos que vienen tienen razón. España no es digna de confianza, sus gobernantes son –con las debidas excepciones– un auténtico desastre y lo más probable es que tenga que ser intervenida porque no hay dinero para tanto reparto. Ahora el mejor negocio, con la última dádiva, es no buscar empleo, porque al menos el salario más básico va a llegar a las casas sin mover un dedo. Y dado el gandulismo rampante que impera en este país, tenemos chollo ¿Por qué no se paga a los necesitados en alimentos y los alquileres de sus viviendas en vez de con dinero, teniendo en cuenta la picaresca española, que va a aparecer por todos lados? ¿Por qué esa renta vital básica no se concede en especies, teniendo en cuenta que la sanidad es universal y que las necesidades básicas de todos los individuos están ya cubiertas por el sistema? ¿Qué se puede esperar de un país en el que su ministro del Interior destituye a un coronel de la Guardia Civil, porque éste cumple escrupulosamente con su obligación, pudiendo haber incurrido en prevaricación el propio ministro, que además es  magistrado? Mientras, el presidente del Gobierno –que es, como mínimo, fatuo, narcisista y poco inteligente– calla y cuando habla no dice sino sandeces. Y cuantas más sandeces dice más se llena el otro de moral, el que manda –el llamado Coletas–, que ya se permite ponerse chulo en el Congreso hasta que una marquesa le para las patas en el hemiciclo recordándole la condición de terrorista de las FRAP de su señor padre. Este es el panorama, señoras y señores, y lo que nos queda, porque la cosa va para rato. No sabemos en qué va a quedar todo esto, aunque los más negros presagios se ciernen sobre nuestra economía y todo el prestigio que había ganado España, con gobiernos de la izquierda y la derecha –por ejemplo, con los de Felipe González y Aznar– se desmorona.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.