lunes, mayo 23, 2022

Robles

“Cuando se cae el roble el resto del bosque resuena con su eco, pero cien bellotas se siembran en silencio por una brisa” (Thomas Carlyle)

La ministra de Defensa del gobierno de España, la señora Margarita Robles, visitó la pasada semana la isla de La Palma; su visita se produjo para agradecer a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y servicios de emergencia la ingente labor realizada durante su despliegue por la erupción del volcán Cumbre Vieja.

El acto homenaje, como no podía ser de otra manera, se realizó en “El Fuerte”, acuartelamiento militar en la localidad de Breña Baja. Se contó con la presencia de miembros del gobierno de Canarias y Central y en éste se pudo en valor la intervención de los tres ejércitos y cuerpos de emergencia profesionales y voluntarios en las labores de ayuda a la población palmera.

Esta Señora puso de manifiesto en sus palabras el apoyo y entrega de las Fuerzas Armadas en la operación Cumbre Vieja; desde el traslado de agricultores por la Armada, las operaciones de la UME hasta el emotivo homenaje en el Campo Santo de Las Manchas llevado a cabo por del Ejército del Aire el Día de los Fieles Difuntos. La Señora Robles –con mayúsculas– no se roncha al hablar de las personas, profesionales o voluntarios, que bajo una misma bandera trabajan en beneficio de la comunidad.

Probablemente la percepción positiva que tiene el pueblo español de nuestra Ministra de Defensa supera con creces a la del resto del ejecutivo. Defiende, como debe ser, su cartera y todos los efectivos que bajo sus órdenes están. Respeta la labor que realizan y hace honor a su apellido y al cargo que ostenta. Todo el sistema de seguridad de nuestro país, en un caso extremo como el de La Palma, es coordinado por esos profesionales que llevan en su hombro esa bandera “…formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas.”

Ya lo he dicho en más de una ocasión; Fuerzas Armadas, Guardia Civil y Policía Nacional, Policías locales y autonómicos, Bomberos Profesionales y Voluntarios, Cruz Roja española y sus equipos especializados, Asociaciones no gubernamentales de todo tipo (alimentación, cuidado animal, psicólogos, transportistas), Navieras y en general todo el pueblo español de bien se volcó bajo un mismo mando y una misma bandera.

Las tormentas hacen que el roble tenga raíces más profundas, decía George Herbert e independientemente a los desprestigios de la derechona quedará muy claro, que en el caso de que caiga nuestro roble particular la frase de Thomas Carlyle se cumplirá: “Cuando se cae el roble el resto del bosque resuena con su eco, pero cien bellotas se siembran en silencio por una brisa”.–Confucio.

Artículo anteriorViolencia de género total
Artículo siguienteJosé Antonio Silva
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES