La maldición de Correos

Las colas ante las oficinas son un infierno para los usuarios

Colas en todos lados. Retorno a la España de las décadas de los 60 y 70.

Vaya por delante la compresión ante lo que se les vino encima al personal de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos. Sus profesionales, desde carteros, oficinas, centros de distribución, etc. se han visto desbordados tras la crisis del Covid-19. Su profesionalidad está logrando que el caos sea menor.

Estar más de una hora a la intemperie, por razones obvias de seguridad, esperando para recoger un envío postal, certificado u otra gestión nos retrotrae a hace más de cuarenta años. Los más mayores recordarán las colas kilométricas para pagar contribuciones, rodajes y otros impuestos; o en las mismas oficinas de correos…ahora más modernas.

No es de recibo que en pleno siglo XXI el retroceso en la agilidad de algunos servicios se tenga que poner en cuestión. La Administración del Estado, la misma que habla de modernidad de I+d+I, de teletrabajo y otras zarandajas, debería tener en cuenta que esas colas son de república bananera.

Reitero mi consideración con los empleados, en cierta manera ellos no tienen la culpa de la saturación del servicio. Algo similar ocurrió con los ERTES y el SEPE. Las protestas de los trabajadores y la impotencia por la pérdida de efectividad se hizo patente en los damnificados; obreros que permanecieron semanas sin percibir un céntimo.

No valen excusas. Los plazos para el pago de los impuestos estatales no se modificaron, el IRPF permaneció invariable en sus fechas, las citas presenciales para confeccionar la declaración de la renta se dieron muy al final y casi se obligó a la presentación online ante esta tesitura.

¿Retrocedemos más de cuarenta años en el funcionamiento de la Administración? Cada cual que juzgue de acuerdo con su experiencia. Hay organismos locales que si lo han tenido en cuenta, en eso han dado una lección al gobierno de turno.

Por cierto, volviendo a Correos, si usted tiene más de 65 años no hace falta que haga la cola. Alguna ventaja tendrá ser jubilado.-Confucio.

Licenciado en Filosofía

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.