domingo, septiembre 25, 2022
InicioEL RINCÓN DE CONFUCIO¡Atención, elecciones a la vista!

¡Atención, elecciones a la vista!

Gobernantes de todos los colores invierten en asfalto e infraestructuras

Hay un periodo previo a las convocatorias electorales en las que está prohibido el tradicional “corte de la cinta” para inaugurar chapucillas que se van haciendo por ahí. Los ciudadanos saben que “el año que viene hay elecciones” porque todos los políticos parece que tienen hormiguilla y se dedican a adjudicar asfaltados, recuperaciones de entorno, limpieza de barrios y lo inimaginable. Da lo mismo que sean de Coalición, El PP o el PSOE… todos van a obtener la foto que más votos les proporciono, eso sí, junto al vecino más amante de la mortadela y el pan de molde.

En los medios de comunicación de toda España, en las secciones de noticias locales podemos leer como se afanan en llevar a la práctica lo de los cristianos: “Al tercer día resucitó”, en este caso al tercer año; justo antes de la convocatoria para renovar los consistorios, cabildos, diputaciones y demás poltronas gubernamentales dan señales de vida. Siempre la misma cantinela, ahora solapada por el tema de la corrección política. ¿De verdad nos lo tenemos que creer?

Lo más irritante de todo este bombardeo de repavimentado de calles y autovías o mejoras en parques y jardines es que el populacho se deja engañar miserablemente. Han dado el pistoletazo ese tan famoso para la pre campaña electoral; ahora todo son visitas a los más necesitados y exigencias a los que están en la poltrona del poder.

En Canarias la atención a la dependencia es una verdadera vergüenza, las listas de espera son un infierno y las personas mayores no tienen tiempo vital para esperar a que puedan ser atendidas por personal cualificado. Los mea pilas de siempre dicen que los atiendan en sus casas, pero una persona encamada y con necesidades de atención especializada necesita un centro especializado y las camas no son suficientes; y las familias no disponen de los recursos económicos suficientes para contratar a personal específico.

Cuando usted va a la ITV y le dicen que tiene los amortiguadores jodidos debería de remitir a estos concesionarios a los ayuntamientos o al cabildo. Por poner un ejemplo, la práctica totalidad de los alrededores de los andenes del tranvía es un desastre, un gran desastre. ¿Quién paga los desperfectos en los vehículos? Usted y yo. ¿Y en los vehículos oficiales donde se desplazan los señoritos? Usted y yo.

Lo más lamentable de todo es que habrá elecciones y tendremos que esperar otros cuatro años para que nos tapen algunos agujeros. Si te digo yo… cada pueblo tiene lo que se merece.–Confucio.

Artículo anteriorGasolineras automáticas
Artículo siguienteFado, porque me sale del alma
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Alerta roja, hambruna en África

Sueños rotos

Fachas pobres

Indulgencia