Pablo Iglesias, solo

Foto de Twitter.

Bien es verdad que Pablo se ha quedado solo frente a su partido. El resto de fundadores le han abandonado, aduciendo a la mala gestión política protagonizada a nivel nacional y que ha dado como último resultado la fundación, por parte de Errejón, de un nuevo partido, en un postrer intento frustrado de intentar arrollar con su decisión, el tesón y la voluntad política manifiesta de quién hasta hace muy poco fuera su amigo y compañero de viaje en Podemos.

No parecen justas las críticas a las que se ha visto sometido Pablo Iglesias con su reaparición a la escena política al frente de Podemos, sobre todo después de haber cumplido lo dispuesto por la ley al cuidado de sus hijos. Muchos le han tachado de irresponsable por tal motivo, sin valorar siquiera que en realidad hubiera parecido ser más irresponsable, tal y como están las cosas, el haber permanecido en su escaño a cambio de abandonar todo el tiempo a su compañera a cargo de los bebés.

De modo que Pablo Iglesias, a ojos de muchos políticos y otros tantos periodistas, parece haber nacido culpable de cualquier decisión tomada en uno u otro sentido. Pero no sólo se le critica por eso sino también por manifestar públicamente la opinión que le merecen los medios de comunicación privados y la de muchos otros políticos que se empeñan pero a la vez temen, ver en su figura a alguien capaz de hacer estremecer con sus verdades los cimientos de un sistema corrupto que tanto beneficia a unos pocos en detrimento de la mayoría.

Criterios Canarias, Opiniones, Política, Noticias Culturales

Y a eso hacía alusión el otro día en La Sexta, al referirse a lo que los españoles, por ejemplo, habíamos tenido que pagar por recuperar de la quiebra a los bancos  debido a la pésima administración de sus respectivos consejeros entre los que se encuentran, precisamente, algunos conocidos políticos ya retirados. De modo que, a su criterio, las puertas giratorias se encuentran siempre a disposición, sobre todo, de aquellos servidores públicos que por su especial proximidad o conexión ministerial, continúan aprovechándose de las tentadoras ofertas lanzadas por las multinacionales al final de sus dudosas carreras políticas.

Pablo Iglesias ha arremetido con valentía contra todo aquello que aún guardan los intestinos de la mayoría de partidos políticos a los que ha hecho referencia, pero también lo ha hecho al criticar a la prensa, aunque sin incluir de manera especial a todos los periodistas, de los que se espera rigor, imparcialidad, objetividad, etc. aunque parece ser cierto que esos requisitos indispensables que todos exigimos en el ejercicio de su profesión, no lo asumen muchos de ellos todavía.

Por eso no es de extrañar que a Pedro Sánchez le seduzca la idea de llegar a acuerdos concretos con Pablo Iglesias si tuviera la imperiosa necesidad de elegir entre el espectro político la colaboración de Podemos, en caso de necesitarlos una vez que el cómputo de los votos en las próximas elecciones no les resultara tan favorable como esperan.

Lo más coherente y aceptable para el PSOE, en el peor de los casos, sería no contar en absoluto con la colaboración del PP, ni con Cs y, ni mucho menos, con Vox.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.