Mantenerse al pairo

Foto: Archivo La Moncloa.

El President de la Generalitat, Quim Torra, ha preferido mantenerse al pairo; largas las escotas aunque con las velas extendidas, esperando quizá que vientos más favorables soplen desde Madrid para salir de la calma chicha a la que le ha sometido el advenimiento del Covid-19.

Su deliberada ausencia en la Conferencia de Presidentes Autonómicos responde a una posible estrategia de independencia simulada respecto de otras distintas autonomías. Quizá se sienta totalmente ajeno a la exigencia de un gobierno presidido por Sánchez, quién, en todo caso, habrá de administrar los dineros provenientes de de la CEE que se hayan de repartir cuando llegue el momento. Será entonces cuando Torra acuda con la cuchara de palo a por su tajada sin decir ni pío. De manera que ya habrá tiempo para discutir si lo que le toca a Cataluña era lo esperado por parte de la Generalitat.

En cualquier caso se trata de un menosprecio no tanto al presidente del gobierno como al resto de presidentes de las distintas autonomías españolas que si han estado presentes para discutir las condiciones del reparto de tales dineros, aunque Sánchez ya ha dejado muy claro su intención de administrarlos personalmente.

Se me antoja que la decisión de Torra es una pueril excusa de supuesta independencia económica respecto del resto del país o, lo que es lo mismo, un guante arrojado al rostro de Pedro Sánchez para mantenerse al margen de lo que él considera una política centralista que menosprecia los derechos de Cataluña, con cuyo argumento lo que consigue es mantener la llama viva de un referéndum que por el momento tarda mucho en llegar a pesar de las condiciones favorables de las que se han beneficiado los imputados por los supuestos delitos de sedición, quienes tratan ahora de barrer primero el patio de su casa antes de enfrentarse a los vecinos.

En cualquier caso, es de agradecer la buena voluntad de la CEE cuando se trata de intentar ayudar a los países del sur a salir de la profunda crisis económica en la que nos ha enterrado la pandemia y de la que España ha salido tan perjudicada al depender su economía de manera tan drástica del turismo.

Este largo y cálido verano habrá de distinguirse por una calma chicha en lo político, pero de arduo trabajo por conseguir reducir drásticamente los efectos perniciosos del Covid-19 que todavía continúa afectando a gran parte de la población de manera indiscriminada.

En cualquier caso, feliz verano para todos.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.