La ambición descansa

Parece que podrían llegar acuerdos postcovid./Fotos: Congreso de los Diputados.

Al parecer, la patronal presiona al PP para tratar de conseguir un pacto favorable con Sánchez mediante el que se pueda afrontar con ciertas garantías la aguda crisis que se avecina. Este martes se ha sabido por boca del propio Pablo Casado que su partido estaría dispuesto a ello para alcanzar acuerdos con el gobierno en relación a la situación ya creada y conocida como “Nueva Normalidad”.

Muchos recordarán los primeros versos de aquella lejana letra de tango que decía así: “Silencio en la noche, ya todo está en calma, el músculo duerme, la ambición descansa…” Pues bien, se ha cumplido y por lo que respecta a la derecha española, la ambición descansa en favor de una estrategia de gestión que nos permita salir airosos de esta dañina situación económica en la que nos encontramos como consecuencia de la paralización del comercio y la industria por culpa de la pandemia. El músculo ha vuelto a sus fueros en beneficio de las cientos de empresas que han de asumir el riesgo de ponerse al día para intentar salvar sus negocios y enfrentarse ahora a la nueva normalidad anunciada.

Quizás se pueda contar también con la participación de Ciudadanos, no sólo con su intención de incrementar la estrategia de acción para enfrentarse al futuro sino, además, tratar de alejarse lo más posible del área de la perniciosa influencia de VOX.

En opinión de muchos y en beneficio del propio crédito y carácter del PSOE, la decisión tomada en su día por el ministro Marlaska en negarse a dimitir de su cargo, ha resultado ser más que imprescindible para el actual afianzamiento y credibilidad del partido en esta nueva etapa de riesgo que se avecina, pero que, por suerte y gracias a las promesas de ayudas garantizadas por la Unión Europea, podremos afrontar por fin la tan ansiada reconstrucción económica del país.

De manera que mientras la ambición duerme y el músculo trabaja, es muy probable que a largo plazo se puedan alcanzar los objetivos previstos por los actores políticos, aunque no debemos llegar a olvidar que el Covid-19 continúa todavía al acecho, en playas, botellones, restaurantes, discotecas, fiestas, palacios deportivos, etc., etc., y que la negligencia por parte de la población activa, a priori ya confiada, podría dar al traste con lo poco hasta ahora conseguido y desencadenar un rebrote de imprevisibles consecuencias para todos.

Caso aparte merece la deriva tomada por la extrema derecha representada por Vox, aparentemente ajenos a la tragedia y fijándose sólo como único objetivo el derrocamiento del gobierno de turno.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.