lunes, mayo 23, 2022

CNI

Si he de ser sincero no comprendo el revuelo que se ha formado entre las élites de este país al sentirse tan afectadas por la supuesta intromisión del CNI en la vida privada de algunas relevantes figuras de otros tantos partidos políticos españoles.

Como ciudadano de a pie que me considero, siempre he creído que el CNI se trata de un ente autónomo que lo único que pretende en todo momento es velar exclusivamente por la seguridad del estado, independientemente de que en su cometido pueda llegar a invadir la frontera que limita los derechos de algunos partidos políticos aludidos y que pretenden adelantarla en su propio beneficio. En un sentido, podría decirse que un dirigente político carece de vida privada que defender si sus acciones o sus intenciones van encaminadas a conseguir ventajas que no le corresponden como servidor público que se considera, invadiendo con su desmedido interés la propia seguridad del estado por la que, precisamente, vela la Inteligencia de este país.

Otra cosa muy distinta sería que dicho estamento estuviera beneficiando a propósito a los intereses de cualquier partido político en el ejercicio de la presidencia del estado.

El CNI, como autónomo que en mi opinión debiera ser, no tendría por qué anunciar previamente a nadie de las acciones encaminadas a contrarrestar el peligro que supone la presencia de agentes que pretendan desestabilizar la seguridad y la paz de nuestro país. En tal sentido y como ejemplo, se da por sentado que en Cataluña, durante los incidentes llevados a cabo en aquel frustrado intento de votación por la independencia, determinados infiltrados de origen ruso estuvieron presentes durante aquellas fechas, dando cobertura y apoyo logístico en materia de guerrilla urbana a miembros activistas de Tsunami Democràtic.

De manera que desde un punto de vista táctico, insisto en que el CNI no debería anunciar previamente a nadie del objetivo de sus misiones a llevar a cabo. Cuanto menos se sepa mejor será el resultado porque, en más de una ocasión, hemos tenido que soportar al enemigo dentro de casa y no nos hemos enterado, o quizás la eficacia del ente de Inteligencia Nacional habría que ponerla en duda, lo que, como ejemplo, también la habría hecho sospechosa de complicidad con el ejército, como ya ocurriera con aquella aciaga mañana del famoso 20N. Y eso tampoco.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Buena reflexión. El ente, CNI, ¿es necesario?. Pues, en nuestra cultura y, sobre todo, inundada por el cine del «nuevo mundo» del norte, se consideraría imprescindible. Bien, démoslo por hecho. Pero, entonces la estrechez en que su cometido sea el que debe ser: Cuidar de la seguridad del país; no debe descuidarse. Siempre, sea verdad o no, alguien considerará que está al servicio de algo que a él no le interesa o, incluso, le afecta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES