El cantante de la voz rota

Carlos Cano, su música perdurará siempre en nuestros corazones.
Carlos Cano, su música perdurará siempre en nuestros corazones.
  • Carlos Cano nos dejó su legado el 19 de diciembre de 2000, aquel fatídico día

Nacido en Granada el 28 de enero de 1946, Carlos Cano fue un intérprete español que recuperó estilos andaluces olvidados, en particular la copla a la que hizo contemporánea e internacional con nuevas letras y estilo interpretativo junto con otros cantantes como Pasión Vega.

En su juventud, como hizo tanta gente de su misma edad, emigró a Europa en busca de trabajo.
Esta experiencia marcó su vida lo que hizo se viera reflejado en su trabajo artístico en el que plasmó la tristeza por abandonar su soleada tierra andaluza para cambiarla por la fría Suiza o Alemania.

En el año 1969 comienza a cantar; lo hace en la Universidad de Granada, acompañado sólo de su guitarra. La temática de algunas de sus canciones es usada como reivindicación de una nueva España democrática. De esta misma época es el “Manifiesto Canción del Sur”, colectivo del que es fundador junto a Juan de Loxa, Enrique Moratalla y Antonio Mata.

A finales de 1975 abandona “Canción del Sur” por discrepancias con el resto, fundamentalmente porque los demás participantes no fueron capaces de ampliar horizontes artísticos como hizo él.

Los años ochenta fueron los que le dieron popularidad internacional, su peculiar interpretación de temas tradicionales o propios y su voz rota, lo convirtieron en un fenómeno digno de estudio. Sus actuaciones se multiplicaron tanto como sus admiradores con actuaciones memorables con la Orquesta Filarmónica de Londres y el Orfeón Donostiarra, por mencionar algunas.

Muchas son las grandes canciones de Carlos Cano, unas dedicadas al pasodoble y otras a la luna de abril, los seises, las monjas, habaneras y por supuestos las coplas tradicionales versionadas de forma impresionante e imperecedera.

Sus creaciones ya forman parte de la historia de la música popular española y permanecen ancladas en nuestra memoria. La grandeza de este “granaíno” no es una apreciación particular del que escribe. Mario Vargas Llosa dijo: “Gracias también, querido Carlos, por haber sabido ser popular sin ser superficial ni vulgar, por haber sido un bardo ético y civil rehuyendo de la demagogia y los estereotipos y por haber llegado al corazón de los jóvenes sin la menor concesión a las modas y asumiendo el riesgo y la dificultad”.

No fue el único Premio Nobel que habló de él. Rigoberta Menchú dijo: “Carlos Cano es música y poesía, voz animada por la amistad y el colorido de lo cotidiano, canto de libertad y dignidad”. Y José Saramago afirmó: “Entre los cantores para quienes la canción es compañía del hombre, Carlos Cano es aquel que canta las historias que los propios hombres son. Por eso sus poemas están cargados de gente, por eso su música es de las voces de los cuatro caminos”.

Este 19 de diciembre de 2014 se cumplen 14 años del legado que nos dejo este inolvidable artista, su corazón no se paró, sigue latiendo en cada una de sus canciones.

 

La Murga de los currelantes Versión original grabada en Pampaneira, Las Alpujarras en el año 1977. Fafi Molina al laúd y Paco Luis Miranda con la mandolina hacen una interpretación genial y con un tratamiento a estos dos instrumentos verdaderamente exquisito.

 

Cantame un pasodoble. (Descripción musical de lo que es un pasodoble español)

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.