El año que perdimos la libertad

Sin darnos cuenta perdimos nuestro bien más preciado

pobreza Las personas sin recursos son uno de los colectivos más afectados por el covid-19.

Finaliza el primer trimestre de un año que jamás olvidaremos, el año que sin darnos cuenta perdimos nuestro bien más preciado. A lo largo de la historia moderna de la humanidad la libertad ha sido enaltecida en partituras, cuadros, estatuas, libros, películas. Todas las bellas artes la han tomado como lema del bien más preciado que dispone el hombre. Pues bien, un virus microscópico ha puesto en jaque a la sociedad moderna; ya no se trata de cierre de fronteras, ciudades o pequeños pueblos, el límite es la puerta de nuestro hogar. Las autoridades políticas aprovechan la coyuntura para implementar medidas restrictivas y de control poblacional que esperemos sean momentáneas, mientras dure la crisis. Los más reacios al control han tenido que plegarse a limitar sus movimientos, la presencia policial y militar es patente, tienen órdenes estrictas de mantener el confinamiento de la población. Estoy convencido que jamás habríamos pensado que algo así llegaría, tan absortos estábamos en nuestra zona de confort que nos hemos visto sorprendidos por la realidad más cruel. El enemigo que nos ha llegado del gigante amarillo es cruel, se ceba con la población más débil. Ancianos, personas sin techo y familias sin recursos son las víctimas potenciales, quizás por ello no le pusimos la debida atención, pensamos que nosotros no estaríamos en la lista. El enemigo invisible nos dejó con nuestras vergüenzas al aire. Los políticos son, a fin de cuentas, los responsables de las carencias sanitarias que estamos padeciendo; recortes, falta de previsión, personal exiguo, medios obsoletos, instalaciones precarias y un largo etcétera nos dejan a todos con los ojos como platos mirando el aumento de fallecidos y contagiados mientras en el interminable ¡Aló presidente! De cada día nos dicen que todo está bajo control. Esperemos que una vez pase esta terrible pandemia podamos mirar atrás con la misma libertad que teníamos antes de la llegada de este enemigo invisible.- Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.