domingo, enero 29, 2023
InicioHISTORIA FANTÁSTICA DE CANARIASHistoria Fantástica de Canarias (III)

Historia Fantástica de Canarias (III)

Sir Livingstone, a petición del Ministerio de Cultura Español, se ha complacido en obsequiarles con este exquisito retrato suyo obtenido durante una de sus múltiples campañas al servicio de la corona británica en tierras de las Canarias.

Al fondo, observando discretamente la escena, contamos con la presencia también de la que, según algunos testimonios, fuera considerada por aquel entonces, como su fiel y respetuosa «ama de llaves», aunque la mayoría de historiadores, a este respecto, se inclinan más por la identidad de la que fuera Lady Ginebra y con la que, en compañía del también aventurero Stanley, Livingstone llevara a cabo múltiples misiones de espionaje en favor de los británicos hace ya unos dos siglos (siglo más, siglo menos. Aproximadamente). En esta otra, durante su breve estancia en la Corte española. De riguroso negro y el socorrido abanico español.

La presencia de Lady Ginebra en Canarias resultó ser fundamental como pieza clave para el esclarecimiento de todo el entramado que, a la sazón, rodeó al conocido escándalo del llamado affaire HumboldtNo ya sólo por todo lo que aportó como integrante activa del Departamento de Inteligencia Británico (DIB), sino por sus excepcionales dotes, -heredadas de su decidida vocación por el arte dramático y el teatro-, tanto para la comedia ligera como para el subterfugio del disfraz, y utilizados ambos, en este caso concreto, como auténticas y contundentes armas en favor de la persuasión pasiva y sin incidentes violentos. Todas estas innatas cualidades, sumadas a su extrema y delicada belleza, hacían de Lady Ginebra la mujer ideal dispuesta siempre a resolver los casos más recalcitrantes de la historia moderna y corregir con su arte los numerosos conflictos diplomáticos habidos entre Inglaterra, Prusia y España antes de que se declarara la primera guerra mundial.

En la ciudad de Londres y en su memoria, un hermoso busto suyo, obra del célebre escultor Rodín, preside hoy el salón principal de la excelente biblioteca que perteneciera al ya difunto al ya difunto aventurero Sir David Livingston.

Esta magnífica fragata que hasta ese día había navegado bajo bandera francesa, pasaría posteriormente a formar parte de la misión encomendada por la corona británica a Livingstone y Stanley. Misión estrechamente vinculada al desagradable asunto diplomático que tendría como protagonistas a las tres grandes potencias de aquel momento, como eran España, Inglaterra y Alemania. Asunto, además, conocido mundialmente como el delicado caso Humboldt y que tuvo como escenario de ciertas escaramuzas políticas el popular archipiélago de las Canary Islands, propiedad entonces de la férrea corona española.

Como recordarán nuestros lectores, la bellísima y célebre Lady Ginebra tendría aquí la primera gran oportunidad de demostrar categóricamente sus excepcionales habilidades como diplomática en activo que tanta fama le granjeara en el resto de países, sobre todo, occidentales. Pero de eso daremos fielmente cuenta algo más adelante. ¡Paciencia!

VER PUBLICACIONES ANTERIORES DE HISTORIA FANTÁSTICA DE CANARIAS

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

 

Artículo anterior
Artículo siguiente
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

El vuelo 0110

Ya soy mayor