Ahora, los moros

Detrás de cada ventana hay un comisario político en potencia. (Confucio).

Seguramente los chancletas progresistas pensarán que el título es ofensivo y nada adecuado para referirme al vecino que tenemos a un tiro de piedra. La Real Academia de la Lengua reconoce en su primera acepción el término, por lo tanto digo: Ahora, los moros. Resulta que los vecinos, los mismos que invadieron el Sáhara y hacen malvivir a los saharauis, quieren ampliar sus aguas territoriales. Resulta increíble que el Reino de España permita a su primo marroquí, hacer lo que le salga de los timbales. Como saben, el vecino incómodo pretende delimitar unas aguas que considera propias y que entran directamente en colisión con la soberanía de Mauritania y España. Aunque no han sido aprobadas, dicen que han quedado en suspenso, cada vez que el país alauí busca rascar algo en favor suyo amenaza con supuestos derechos sobre territorios españoles. Canarias, Ceuta y Melilla saben perfectamente de lo que hablo. Las aguas de esta frontera sur de la Unión, según parece son ricas en petróleo, telurio, cobalto y algunos otros minerales interesantes. La Marcha Verde, en el año 1975, fue la maniobra del rey moro para quedarse, además de con el Sahára, con las minas de fosfatos. Según los historiadores este fue el gran motivo de esta maniobra. Esperemos que en esta ocasión España sepa defender a su población –los saharauis tenían dni español– y sus intereses económicos.- Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.