Investidura

Congreso de los Diputas, sede de la soberanía nacional./Foto: Congreso de los Diputados.

Anoche apenas pude conciliar el sueño pensando en el imprevisible resultado con que se llega a la investidura de Pedro Sánchez que tendrá lugar hoy con un diferencia tan pírrica de votos afirmativos que hace que la gobernabilidad del país dependa de tan estrecho margen y que no sólo pone de nuevo en peligro sino, además, en entredicho todo lo conseguido hasta ahora. Cuesta creer la negativa del simpático y conciliador Revilla en el último momento y, peor aún, la de la señora Oramas, quien haciendo caso omiso a la dirección de su partido, se ha manifestado también en contra.

Como canario que soy, siento por la señora Oramas en particular y no precisamente por su ideología, una especial simpatía como paisana mía que es, además de por su pizpireta personalidad, heredada seguramente de ese humor que tanto caracteriza a los canarios y que coincide en ella con el término utilizado en las islas de alpispa (ave de estética estilizada y cola muy larga). Dicharachera, ocurrente, simpática, despierta y tan repentina como el pájaro en cuestión. Hoy, la política no se desplaza a bordo aquellas antiguas guaguas de carrocería de madera que tan bien conoce la señora Oramas y que se arrastraban lentamente por las carreteras de Tenerife en épocas de la Dictadura. La política hoy viaja en modernos medios de transporte que nada tienen ya que ver con aquellos otros que durante tantos años explotó su familia y que tantos beneficios le proporcionó entonces. Lo que no valdría, señora Oramas, desde el punto de vista ético de un político, es seguir conservando su acta de diputada si su partido decidiera expulsarla por desobediencia.

Por todo ello, no se entiende ese encono de Oramas en condenar y desinhibirse tan alegremente del compromiso contraído en un principio con el PSOE, invitando con su actitud la aparición de ese fugaz tamallazo fantasma que siempre hace su aparición en unas votaciones de tales características y tan reñidas como las que han tenido lugar esta vez en el Parlamento.

La derecha de este país sólo piensa en si misma a pesar de que no se fían unos de otros, pero toda ella coincide en una sola cosa: en rechazar un gobierno progresista que como he afirmado antes ya se desplaza a una velocidad de vértigo a bordo de una democracia moderna que justifica de buen grado todas las estrategias previstas para sacar a este país del espeso lodo político en el que se encuentra sumergido desde hace ya muchos meses. ¿Será, precisamente, por esa falta de transporte moderno y público hasta Cantabria lo que ha obligado a Revilla a desdecirse?

A partir de la instauración de este nuevo gobierno, ya no cabrán sesiones tan broncas y de tan poco peso político como las celebradas hasta ayer mismo. Cada portavoz de cada uno de los partidos con representación parlamentaria tendría que estar a la altura de las circunstancias y los tiempos que corren y dar de sí lo mejor de su diplomacia si lo que en realidad pretenden es una oposición justa y proporcionada, basada en los derechos y deberes que exigen los ciudadanos de este país respecto a lo que entendemos por estado del bienestar.

Desde luego que no será una legislatura fácil de transitar, pero es ahora cuando los integrantes del nuevo gobierno tendrán que demostrar lo mejor de su capacidad y talla política si lo que verdaderamente les interesa es abordar todos aquellos problemas pendientes de resolver y que todavía continúan lastrando las aspiraciones de una sociedad que necesita sentirse más justa y equilibrada.

zoilolobo@gmail.com

5 Comments

  • Señor Zoilo discrepo con usted…¿puedo o por ello seré una fascista o facha?

    Iré desgranando mis discrepancias por orden. El señor de las anchoas cántabras y nombre de marca de chorizo no es simpático, es más bien prepotente y lo que denominamos un enterado del tres al cuarto.
    Ani Oramas, como la conocíamos en sus inicios políticos, no es simpática. Más bien es antipática y su sentido del humor y oratoria no me van.
    Me parece desafortunado por su parte, Sr. Zoilo, deslizar lo de la dictadura y las guaguas de Transportes Tenerife SL, cuyos propietarios eran los Oramas.
    Me parecería mal que el partido al que pertenece, que ya caben en un taxi la echara. Gracias a ella tienen representación parlamentaria. Ahora mismo, pendientes como están de ver que pasa con Clavijo, es la única lideresa de Coalición.
    Que diga usted que la derecha solo piensa en si misma es para partirse. En si mismos piensan los de Podemos y el resto que quieren tocar poder al precio que sea.

    En las Cortes nadie ha estado a la altura, na-die.

  • Sra. Rosa:
    No cabe ya ninguna duda de que Vd. va a discrepar conmigo siempre. Es comprensible, ¿ Pero acaso no es cierto que los ORAMAS eran los propietarios de Transporte de Tenerife, S.L. y que además a cada una de sus unidades le denominábamos «La exclusiva»? ¿Este periodo de explotación exclusiva no coincidió con la dictadura de General Franco?
    Perdone, Rosa, pero no quiero acordarme de los años de miseria que pasé en La Cuesta.

  • Sra. Rosa:
    Resulta más que evidente que Vd. siempre discrepará conmigo. ¿Acaso la explotación de Transportes de Tenerfie S.L. no coincidió con la dictadura? ¿Acaso no era una explotación «exclusiva» de los Oramas y por eso cada una de sus unidades de transportes en lugar de guagua también se le decía «exclusiva»? ¡Voy a coger la exclusiva!, decían muchos refiriéndose a la «guagua». De todo lo demás de lo que Vd. me criminaliza, ni caso. Bastante miseria pasé en La Cuesta como para estar agradecido a lo que entonces llamábamos «el régimen»

  • Señor Zoilo, es más que evidente nuestra discrepancia en algunos asuntos. Lo único que quise hacer constar es que me parece feo enlazar a la señora Oramas, que parece no le ha quedado claro que no es santa de mi devoción con el franquismo.
    Estar sacando a relucir permanentemente los fantasmas del franquismo es, por lo menos para mi exactamente igual que sacar a la palestra a los republicanos.
    ¿De verdad piensa que son santos unos u otros? Yo creo que no. Igual de penoso me resulta sacar a Franco y el fascismo que sacar a la Pasionaria y la república. Cuando esos hechos no había nacido, ni tan siquiera estaba en proyecto y sinceramente ya me resulta un auténtico coñazo, venga de la izquierda o de la derecha.
    Sepa usted que si comento sus artículos es porque los leo, unas veces comparto su opinión y otras no, aunque parece que usted le escuece que no piense igual, espero que las aguas de Barcelona no le estén afectando (dicho sea en sentido jocoso, no se enfade) Me parecen fantásticos sus reportajes de Memoria del Puerto y otras aportaciones interesantes de su Caleidoscopio, simplemente he dado mi opinión. No se enfade, hombre.

    Por cierto, le deseo Feliz Año 20 y que la situación en Cataluña, sobre todo para los que no tienen ocho apellidos catalanes, le vaya fantástica. Me temo mucho que lejos de mejorar se van a enconar aún más las posiciones. Quiero que sepa que viví hasta hace unos años en la Rambla del Poble Nou y tanto mi familia como yo nos fuimos. La intransigencia de algunos lleva a los que no nos queremos complicar la vida a tomar decisiones drásticas.

    De verdad, un beso desde Canarias…vergel de belleza sin par…sobre todo desde que Oramas se mudó a Madrid.

    Rosa

  • Rosa:
    Le mentiría si digo que me ha convencido, pero una cosa sí que tengo clara; y es que no le guardo ningún rencor por sus opiniones no coincidentes. Buena prueba de ello es que también yo le deseo un ¡Feliz Año 2020! y puedo asegurarle que no me enfadan las críticas adversas. De ellas también se aprende.
    Saludos cordiales

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.