Al fin y al cabo, Dios creó al hombre con barro

Un cartel de peleas femeninas en el barro. No están mal.
Un cartel de peleas femeninas en el barro. No están mal.
  • Un acto festivo se convierte en polémica, “por denigrante”

Un ayuntamiento valenciano, concretamente el del municipio de Bellreguard, se ha visto envuelto en una polémica por respaldar un acto de los festejos populares de la localidad. Se trata de una confrontación física entre mujeres en el barro, lo que ha hecho que la oposición se queje. Al fin y al cabo, ¿Dios no modeló al hombre en barro?

La concejal protestona, Alicia Boigues.
La concejal protestona, Alicia Boigues.

La portavoz del grupo municipal de Comprimís, Alicia Boigues, ha denunciado la “colaboración” del consistorio en una pelea, celebrada el viernes pasado, con el argumento de que “es impropio de una administración pública dar a poyo a este tipo de actos que denigran la imagen de las mujeres”.

Evidentemente, se interpreta que las féminas han participado voluntariamente y que no han sufrido ningún tipo de vejación sexual durante el transcurso de la citada pelea. Probablemente, lo menos fangoso de esta historia sean las propias mujeres peleando en el barro y sí las mente de las personas que quieran ver otra cosa en el lance.

Como era de esperar, las redes sociales se han hecho eco de inmediato de la noticia, con comentarios para todos los gustos y preguntas tales como: “¿Habría pasado lo mismo si hubieran sido hombres los que se peleaban?”. Probablemente, no.

A raíz de los comentarios en Twitter, y según la misma concejal, el alcalde Jaume Ascó, del PP, “está coartando  la libertad de expresión de la ciudadanía que se ha mostrado crítica con el acto”.

Todo ello, según Boigues, “porque llamó al orden a su despacho a un vecino que manifestó su reprobación (del espectáculo) en las redes sociales”. Sin encomendarse ni a Dios ni al diablo añadió: “Estás prácticas son más propias del franquismo, ya que hoy en día las personas son libres de manifestar su opinión”.

Esta concejala olvida que si las personas son libres de decir lo que quieran, también lo son para hacer lo que les parezca. Por ejemplo, darse un bañito en el barro para recreo de todo el respetable. Olvida también la concejala, que meterse con esas celebraciones, es, como poco, tan franquista como lo que ella critica.

Aunque, la verdad, no creo que Franco, en paz descanse, tuviera nada que ver con las peleas en el barro. Lo suyo eran las batallas a caballo contra los moros del Rif y las sentencias de muerte. Ah, y los pantanos, que por eso lo llamaban “Paco el Rana”, porque iba de pantano en pantano.

Reendex

Must see news