Turismo y coronavirus

El Coronavirus ha supuesto un golpe importante para el sector turístico a nivel internacional, pero no podemos olvidar el peso que tiene para la economía española en general y para la del Archipiélago en particular. No se debe olvidar que aporta un 12,5% de PIB. Los grandes inversores del sector se quejan amargamente de la falta de apoyo y medidas concretas del gobierno español para intentar paliar la catástrofe que tenemos encima. Las medidas no deben ser exclusivamente de inyección de capital.

Las restricciones de movilidad adoptadas para contener la propagación del virus han supuesto un impacto brutal para la facturación de las empresas del sector. Sin embargo, las medidas no se han visto acompañadas de un plan de apoyo que asegure la situación financiera y liquidez de las empresas a corto plazo. Desde hace más de seis décadas el pilar básico de la economía ha sido el sector turístico, nos hemos visto abandonados sin que el gobierno adoptase las medidas correctoras necesarias para evitar la debacle.

Las asociaciones del sector turístico llevan meses denunciando la falta de interés del gobierno por impulsar el negocio que antes del virus fue el impulsor de la economía nacional. Las empresas turísticas, motores de la recuperación, se han visto abandonadas. Desde varias patronales han denunciado que la Comisión Europea (CE) ha explicado que no tiene noticia alguna sobre un plan de ayudas del gobierno español específico para el turismo, pese a que ya han pasado nueve desde que comenzó la pandemia. Parece lógico que todas las industrias reciban el mismo trato y respaldo, esto no ha sucedido con el sector turístico. Países de nuestro entorno han demostrado estar a la altura de las circunstancias implementando importantes estímulos directos para el sector, el caso más próximo es Italia.

Exceltur ha revisado los datos que la pandemia ha causado en el sector turístico y según datos del mes de octubre hemos perdido casi 106.000 millones de euros, 750.000 empleos están en riesgo antes de fin de año. La demanda del sector en Canarias ha caído un 90%. Los establecimientos hoteleros reportan una ocupación del 10%, todo ello en Temporada Alta. Las ayudas y los ERTE se antojan como pan para hoy y hambre para mañana.

No podemos olvidar que además de las empresas hoteleras, muy potentes y con un campo de mercado amplio no son las únicas que subsisten del turismo. Olvidarse de toda la economía que mueve el turismo será la muerte del Archipiélago.

Chief Executive Officer (Tourism Sector Company)

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.