Seamos realistas

La realidad es que el turismo sigue parado.

Aunque se echen las campanas al vuelo porque ya tenemos la vacuna contra la covid, 2021 no será un buen año para la economía. Las estadísticas serán buenas, pero la realidad será distinta y no se pueden alimentar hambrientos con estadísticas. Hemos pasado de una economía puntera con millones de turistas en nuestros establecimientos y haciendo uso de nuestros servicios a un cero patatero. Cualquier aumento que parte desde ese punto es una cifra positiva pero no nos llevemos a engaño; para llegar a los niveles de 2018 pasarán muchos y dolorosos meses e incluso años.

La política y la economía suelen estar enfrentadas. Cuando hablo de economía no me refiero a las cifras que dan los estados para justificar sus actuaciones, hablo de aquellas que afectan a empresarios pequeños, medianos o grandes y que no son en absoluto buenas. Si alguien invierte en una empresa es para rentabilizarla, para dar pan y cobijo ya están las oenegés, el empresario no regala, da trabajo y busca un beneficio; mientras no se diga lo contrario eso es lícito.

Volviendo al tema que nos ocupa, el año 21 no será mejor…será un espejismo. Habrá un reajuste de las economías en base a lo que la pandemia nos ha dejado. Algunas empresas subsistirán y crecerán en función de las restricciones de movilidad. El turismo seguirá siendo un fiasco, los viajeros fuera de su entorno se sienten vulnerables y los estados, menos España, son implacables con los llegados de otros países.

No pretendo dar una imagen catastrofista de la situación pero sobre la pandemia hay ítems muy claros.

  1. Los ciudadanos europeos no han entendido que esta crisis es muy grave y que con la llegada de la vacuna no ha pasado.
  2. La recuperación económica es un espejismo. Los ERTES no serán eternos. Las colas de los bancos de alimentos son ahora las de la cartilla de racionamiento de la guerra civil o la guerra mundial.
  3. La irresponsabilidad de los ciudadanos es directamente proporcional a la incultura a la que nos hemos visto abocados.
  4. Los chinos saben lo que hacen y dónde invierten. Busquen información y luego me cuentan.
  5. Las Redes Sociales han servido de altavoz para alentar a los negacionistas y de aquellos que no tienen muchas luces, contrasten siempre la información que les llega
  6. Ojalá me equivoque.

El viejo continente tiene un problema muy serio que intentaré tratar en próximos artículos, pero el más acuciante es el de la incultura de su masa poblacional. Resulta sorprendente ver como todos son licenciados, doctores, titulados por esto o lo otro, pero el comportamiento colectivo dice lo contrario. La cultura general del pueblo europeo ha mermado de manera importante dando paso a conductas sectarias que no auguran nada bueno.

Chief Executive Officer (Tourism Sector Company)

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.