Cualquier otro Gobierno habría caído ya

Sánchez ha hecho tales equilibrios que su salud tiene que estar seriamente tocada

No los escapa ni Lola Delgado./Pool Moncloa-Borja Puig de la Bellacasa.

Pedro Sánchez ha hecho tantos equilibrios desde que lo echaron de la secretaría general del PSOE hasta nuestros días que su salud tiene que estar seriamente tocada. Además, le ha caído el chaparrón del Covid19, cuyas consecuencias totales están por determinar, pero que de momento ha costado 30.000 muertos y una crisis sin precedentes en la sanidad española. Sánchez ha mentido, engañado, conspirado, cedido, bajado los pantalones para seguir en la Moncloa y hay un refrán que dice que no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista. De momento, los españoles resisten y Sánchez pedirá en el Congreso una nueva prórroga del estado de emergencia, esta vez de un mes, pero con una cesión: será Sanidad y no otros ministerios quien gobierne esta última prórroga. Es decir, que no va a ser el Gobierno propiamente, sino una parte de él. Otro truco, salido de las fauces de Iván Redondo, que ya se sabe que es la inspiración de Sánchez porque al presidente la inspiración no le sale desde hace mucho tiempo. Esta vez, el PP y Arrimadas, que se ha dado cuenta de su error, les van a votar en contra de la prórroga y sólo los acomodaticios vascos y los camaleónicos de Esquerra Republicana podrían ser sus aliados, a cambio de concesiones, como ocurre siempre con vascos y catalanes, que han hecho del chantaje su razón de ser. Total, para nada, porque ellos saben que independientes no van a ser. Pero tienen que quedar bien con sus correligionarios, que son unos ilusos. Veremos lo que ocurre en el Congreso de los Diputados, cuando la pandemia parece que lleva una buena curva descendente. Pero mientras exista un solo muerto y un solo contagiado será también una desgracia nacional. Y alguien tendrá que pagar por lo que ha pasado, por mucho que la fiscal general sea Lola Delgado y parece mentira. Lo peor es la economía. El Banco de España rectifica a la baja sus previsiones de derrumbe del sistema productivo y España, en cuando reciba el dinero de Europa, que necesita a gritos, va a ser rescatada. O sea, que a Pedro Sánchez, a su amigo el Coletas y a sus colegas vascos y catalanes les aguarda un sombrío panorama cara al futuro. Y está visto que las únicas cornadas que duelen son las del hambre. En cuanto el hambre bolivariana haga su aparición, apaga y vámonos, Pedro. Aunque el otro siga tan calentito entre Galapagar y Salamanca. Eso de vivir en dos casas es de ricos. ¿No?

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.