Política lingüística

Política lingüística
Rate this post

Aparte de haber colaborado en él, suelo leer también los interesantes artículos de opinión de mis otros distintos colegas que editaba asiduamente El Periódico de Tenerife y que ponía de manifiesto el interés que despertaban sus comentarios entre sus asiduos lectores. Hace unos días me llamó mucho la atención uno de ellos (un artículo, me refiero) que bajo el título de “Los ataques no vienen sólo de fuera” firmaba el sr. Ricardo Peytavi.

Vista parcial de Tenerife.

Como que soy canario y residente en Catalunya algo más de treinta años, no he dejado de sentirme directamente aludido por cuanto la preservación de la lengua de un pueblo, -que por otro lado los canarios (díganse guanches) fueron despojados brutalmente de ella durante la conquista-, es considerado el patrimonio más rico que pueda desear, -además de sus tradiciones-, cualquier etnia por muy primitiva que sea. Para cuidar de ella, en ocasiones no basta sólo con hablarla y escribirla como supongo que ocurrió en el pasado sino que también han de verse obligados a ampararla, tomando medidas y decisiones del todo incomprensibles para muchos otros, como, por ejemplo, para el que fuera inepto ministro de educación del gobierno del PP llamado Wert que mediante una desacertada decisión ministerial quiso “españolizar a los niños catalanes” valiéndose de la enseñanza en las escuelas primarias catalanas.

Las islas en general, en todos los mares u océanos del mundo, simbolizan el estado perfecto de libertad, de tranquilidad, de sosiego, de paz, etc., etc. En particular, las Canarias así también lo parecían en aquel ya lejano pasado pero el océano que las circunda las convirtió entonces en una paradisiaca prisión de donde los aborígenes no pudieron jamás escapar para, huyendo del invasor, refugiarse en cualquier otro lugar del mundo y conservar de, espaldas a la guerra, su lengua materna y sus tradiciones. Me vienen a la memoria unos versos de mi querido amigo Luis Santacreu que me recuerdan aquello de “Yo naci en una prisión…donde la celda es azul y los barrotes de espuma”.
Estudiando Historia del Arte en la Universidad de Barcelona, me matriculé en dos asignaturas de las llamadas de libre elección: Latín y Catalán. Pues bien, el lingüista y catedrático de catalán, hoy ya fallecido, no era otro que el sr. Juan Solà, con el que no sólo aprendí lengua catalana sino que también me enseñó el dramático significado que suponía para un pueblo no poseer lengua propia por haberle sido arrebatada por terceros. Ni que decir tiene que el sr. Solà conocía las islas y su historia perfectamente por haberse dedicado gran parte de su vida, aparte de a la docencia en sí, también al senderismo y montañismo no sólo en Catalunya sino en las zonas más rurales de la isla de Tenerife.
Es curioso constatar como aquí en Cataluña no te preguntan, -cuando te lo preguntan,- si hablas español. Lo normal es que te pregunten si hablas castellano. La palabra español es un topónimo que a los catalanes se les antoja relativamente moderno por cuanto la Península Ibérica, en su día, la constituían una serie de reconocidos reinos como el de León, Castilla, Aragón y, por abreviar, después de la unificación posterior y, sobre todo, con la expulsión de árabes y judíos se oficializó y se impuso el castellano, -que no el español-, como lengua oficial.

Quiero terminar diciendo o, tal vez, afirmando que a pesar de haber nacido en Tenerife el topónimo de “canario” me crea un sentimiento lejano de culpa rayando el síndrome porque lo único que de verdad he merecido, -por no hablar en plural-, es el apelativo de “criollo” con todo lo que ello significa en relación con el azaroso pasado colonizador de aquella España de entonces.

zoilolobo@gmail.com

Arpeweb páginas web Tenerife

Resumen
Política lingüística
Título
Política lingüística
Descripción
Aparte de haber colaborado en él, suelo leer también los interesantes artículos de opinión de mis otros distintos colegas que editaba asiduamente El Periódico de Tenerife y que ponía de manifiesto el interés que despertaban sus comentarios
Autor
Kiosco Insular
El Caleidoscopio
Autor
Compartir en las Redes Sociales

3 Responses to "Política lingüística"

  1. Antonio   6 octubre, 2018 at 10:58

    Todo es interpretable

    Leyendo este artículo me ha sorprendido la opinión negativa sobre el ministro Wert. A mí, personalmente me da lo mismo, aunque no creo que sea un inepto. Sobre la opinión de españolizar a los niños catalanes me gustaría decir lo siguiente: ¿Está bonito que se adoctrine a niños en los colegios? Según todos los indicios, esto ha ocurrido en Cataluña. Recomiendo la lectura de un periódico no español, El Corriere de la Sera, en la que se documenta todo lo que digo.
    En Cataluña, con ñ, desde la transición ha habido políticos que se han adueñado del sentimiento catalanista. Para ellos y sus adoctrinados lo único verdadero es su opinión.
    Sinceramente pensaba que el pueblo catalán era culto y muy cívico. Me han decepcionado, se están comportando como auténticos energúmenos y no me vale lo de: “eso son algunos”.
    Se han cargado la tranquilidad de una tierra que me fascinaba para ocultar envueltos en la copia mala de la bandera cubana, la mamandurria y el expolio al que han sometido a este territorio español.

    Responder
  2. zoilo lópez   6 octubre, 2018 at 14:02

    Apreciado Antonio:

    No estoy defendiendo una actitud catalana en particular sino lamentando el hecho mismo de no poseer Canarias una lengua propia por todos los acontecimientos del pasado que ya conocemos.
    ¿Independientemente de los propósitos de República catalana con los que no estoy en absoluto de acuerdo, no te parece lógico que se preocupen por la conservación de su lengua materna?
    En cuanto al adoctrinamiento de los niños en los colegios, he de decirte que no ocurre en todos y que al igual que tú, también me preocupa este asunto.
    En cuanto al Sr. Wert no opino lo mismo que tú porque, entre otras cosas, fue responsable de las subidas de las tasas universitarias de modo que para las familias más humildes significaba un esfuerzo económico para el acceso a la Universidad de sus hijos e hijas, además de suspender la gratuidad a la enseñanza para los jubilados de entonces.
    Un abrazo. Zoilo

    Responder
  3. Antonio   6 octubre, 2018 at 16:00

    La historia de Canarias, España y el mundo es la que es y por mucho que nos lamentemos o alegremos no se va a poder cambiar, únicamente nos debe servir para no repetir los hechos con los que no estemos de acuerdo.
    Canarias fue conquistada o colonizada por los españoles hace ya más de quinientos años. Si no lo hubiera hecho el Reino español, lo habrían conseguido portugueses, franceses, holandeses, ingleses o belgas y el resultado, poco más o menos, habría sido el mismo.
    Los colonos españoles que se asentaron en esta tierra, nos guste o no, son nuestros antepasados. Es curioso escuchar despotricar de España a personas con apellido “godo” o peninsular, descendientes de aquellos que por los motivos que fuera vinieron a Canarias.
    De los Guanches, según creo, no queda más que los restos arqueológicos. Muchos de los que presumen de apellido ancestral dan ganas de llorar por sus ideas, pero eso es otra historia. Por cierto, por suerte o por desgracia, la historia la escriben los vencedores y aunque sea una lástima es lo que ha ocurrido en todas partes.
    En la actualidad existe una “manera de hablar” canaria, con su vocabulario peculiar. Este vocabulario es un híbrido entre español, portugués, francés y latinoamericano (como sigan así las cosas se hibridará con el chino).
    Mi interpela usted sobre los propósitos de una supuesta República catalana sobre mantener su dialecto materno.
    A mí, personalmente y desde el respeto, lo que no me parece lógico es que los nacionalistas empleen ese recurso. Les guste o no les guste, son españoles y en España el idioma ya se sabe cual es. Que intenten mantenerlo, me da igual pero no imponerlo.
    Tanto que se miran (los catalofilicos) en Francia, deberían saber que allí la lengua oficial “siempre” es el francés y no los múltiples dialectos que hay en el país galo.
    Si ponemos por ejemplo una oposición: ¿Le parece a usted lógico que se tenga que hablar y escribir catalán? Es una manera más de proselitismo y no me gusta.
    Sepa usted, señor Zoilo, que el catalán nacionalista cuando está fuera de su tierra es bastante maleducado con su dialecto. Pretenden que en los hoteles del sur de Tenerife o del Puerto de la Cruz que los empleados hablen en catalán. ¿Se puede ser más pretensioso e ignorante?
    Cataluña, con ñ, tiene un problema muy gordo que ya es algo más que el 3 por ciento. Que sigan así que el resto de ciudades y zonas industriales o industrializables están aplaudiendo con las orejas.
    Dicho sea todo esto sin acritud, espero no se enfade.

    Responder

Deje una réplica

Su correo electrónico no será publicado

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.