El Deporte y la política

He seguido con tanto interés el eclipse deportivo en los mundiales de fútbol de aquellas selecciones cuyas estrellas brillaban con tanta intensidad en sus equipos respectivos como con la misma o más curiosidad si cabe a aquellos otros astros de la política contemporánea española de los que más bien se esperaba muy poco y que por sorpresa acabaron instalándose en la Moncloa para alegría de muchos. Me refiero a los astros (hombres y mujeres) que orbitan en torno al Partido Socialista Español y cuya paridad ha sido un ejemplo para todos y cada uno de los gobiernos actuales europeos. Quizás, si hablamos sólo de astros, Pedro Duque, por poner un claro ejemplo de suficiencia en la materia, sea el único de todos los ministros/as que pueda poner en tela de juicio la forzada ocupación, casi fortuita, de un reducido espacio parlamentario representado por sólo 84 diputados frente a una mayoría con la que habrá de habérselas Pedro Sánchez si lo que pretende es gobernar hasta agotar definitivamente la actual legislatura.

Ya se han llevado a cabo las primeras concesiones; no sólo con la retirada del artículo 155 sino además con el traslado de los presos catalanes a distintas cárceles de Cataluña; y no me parece mal, a pesar de que el President Torra considere o, mejor dicho, no considere tal desplazamiento como un gesto de buena voluntad por parte del Presidente socialista Pedro Sánchez sino como un derecho constitucional avalado por la consolidada democracia española.

Con respecto a las pretensiones económicas exigidas en su día por el portavoz del PNV, Aitor Esteban, la aprobación en última instancia de los Presupuestos Generales del Estado presentados por el PP ya colmaron, en la medida de sus propios intereses, las expectativas creadas en su momento. Sin embargo, del acercamiento a Euskadi del grueso de la población carcelaria repartida por todo el país, aún, y por razones de extrema gravedad en casos de terrorismo, no se ha conseguido ningún tipo de acuerdo.

De modo que tanto Neymar, Messi o el mismísimo Ronaldo nunca han brillado por sí solos y eso ha quedado más que demostrado en este sorprendente mundial de fútbol en Rusia. Si no se trabaja en equipo no hay nada que hacer. Otra cosa es brillar con luz propia y por completo en aquellas competiciones atléticas individuales como con las que también cada cuatro años podemos disfrutar en las Olimpiadas.

Compartir en las Redes Sociales

Leave a Reply

Su correo electrónico no será publicado

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.