Torre de Belém

torre_belem

  • Una edificación con 500 años de historia

Belém, en Lisboa, es una visita obligatoria para todo turista que visite la capital Lusa. En este entorno ecléctico nos encontramos en unos pocos centenares de metros con gran parte de la historia y el paisaje.

Junto al impresionante río Tajo, nos encontramos con la Torre de Belém, el Monumento a Los Descubridores, el Monasterio de los Jerónimos, el Museo de los Coches y por supuesto los golosos pasteles de Belém.

Muy cerca de la línea ferroviaria que une Lisboa con Estoril y Cascais se encuentra la pequeña y elegante Torre de Belém, una de las joyas de la ciudad, construida durante el reinado de Manuel I y que en este año conmemora sus quinientos años.

La torre está situada en la desembocadura del Tajo y sirvió para la defensa de la ciudad. Con posterioridad se convirtió en centro aduanero y faro. Obra del arquitecto militar Francisco de Arruda y en su conjunto arquitectónico se pueden distinguir dos cuerpos distintos, modelos de la arquitectura militar: la torre de menaje medieval y el baluarte moderno que con dos niveles para el disparo de la artillería permitía un tiro de mayor alcance. Cuenta con cinco pisos y termina en una terraza. Las plantas se comunican por una pequeña escalera de caracol. En la fachada oeste se encuentra una curiosa gárgola de un rinoceronte. El primer rinoceronte en pisar Portugal llegó de la India en 1513. En 1983 la UNESCO la declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Compartir en las Redes Sociales

Leave a Reply

Your email address will not be published.